Último partido de una temporada inédita, épica, difícil, miles de sinsabores, dar pasos a veces sin saber por dónde se pisaba. Y así todo el fútbol mundial, los grandes y pequeños, millonarios y humildes. Todo se traducía a una simple sensación "Respetarás a tus rivales por encima de todo resultado"… Al rival siempre se le respetó, pero a día de hoy mucho más, el fútbol por las venas, empatía y sufrimiento, es más fútbol.

El Coruxo llega a esta jornada con los deberes hechos, y no fue fácil, ni mucho menos. La pandemia ejercía su poder mediático-sanitario y por momentos parecía encorsetar al talento, intentaba influir en los entrenamientos, campos de fútbol desiertos, controles y más controles, y un sinfín de sensaciones que difícilmente será descifrable.

Este Domingo a las 12:00 h. en O Vao, ante nuestra fiel afición y un nuevo capítulo de superación ante el CD Covadonga, porque el fútbol tiene que ser serio hasta el último epitafio de las emociones. El conjunto asturiano ascendió la temporada pasada, el CD Covadonga jugó por primera vez en la Categoría de Bronce y en la temporada más difícil de toda la historia.

En la primera vuelta en el Álvarez Rabanal, había ganado el Coruxo (2-3), con goles de Aarón y Chabboura. Para este domingo en O Vao los dos equipos jugarán sin la presión añadida del resultado pero el fútbol es tan serio e importante, que ambos conjuntos harán de los noventa minutos un ejercicio de honestidad con el propio fútbol y lo darán todo.

Bienvenido a O Vao, CD Covadonga, un escenario donde el respeto hacia el rival siempre fue máximo, lo sigue siendo, y así lo será toda la vida.

¿Lo de repetir las cosas muchas veces? … Viene a ser … Lo hago una vez, dos veces, tres veces y muchas más veces...

Creer en uno mismo ya es salir al terreno de juego con un gol a favor.