CD GUIJUELO: Salcedo, Razvan, Carlos Rubén, Pozo, Alain (Mounir 72), Martínez, Bogdan (Miguel 85), Pino (Deco 78), Isma, Kike Pina, Damián.

CORUXO FC: Alberto, Riki, Crespo, Andriu, Aspas, Antón, Chevi (Salgueiro 83), Mateo (Jonatan Vila 89), Pedro Vázquez (Rivera 61), Aarón, Chabboura (Esteban 89).

GOLES: 0-1 Rivera min.71, 0-2 Aarón min.89.

ÁRBITROS: Roberto Gonzalo Sánchez. Asistentes: Ayodele Alubankudi Sultan-Usman. Guillermo Ciruelos Esteban.

Una fuerte nevada dejaba cubierto con un manto blanco el sintético del Municipal, y al inicio del partido seguía nevando muy intensamente. Y así todo el partido, se presagiaban noventa minutos de valentía por ambos equipos.

Y así fue, los dos equipos empezaron con mucha fuerza e intensivos, y el balón iba de un área a otra con gran facilidad. Primeros compases con el Coruxo que tenía más presencia en el área local, y muy pronto los jugadores de ambos equipos luchaban por mantenerse en pie sobre el sintético del Municipal.

Primeros diez minutos y el Coruxo lo intentaba combinando un poco más que el conjunto salmantino, un Guijuelo muy directo que sabía muy bien a lo que jugaba, pero enfrente estaba un Coruxo muy enchufado y dispuesto a luchar hasta el final por cada balón.

Siguientes minutos con el mismo panorama ya que el partido muy físico era inevitable, insistía la nieve con mucha fuerza pero los dos equipos con mucho dinamismo buscaban una y otra vez la portería del rival. Y se quiera no, nada se podía hacer, así es como el fútbol de los dos equipos estaba muy supeditado a la situación, más no se les podía pedir ya que mantenerse en pie ya era todo un milagro.

El Guijuelo tuvo minutos en lo que puso asedio a la portería defendida por Alberto. Forzando saques de esquina y por las bandas buscando profundidad, pero el Coruxo tácticamente era un auténtico manual.

De ahí que el equipo de Michel Alonso daba un paso al frente en los últimos diez minutos de este primer tiempo, se estiraba un poco más más y se volcaba sobre el área local, las llegadas en Coruxo traían en jaque a la defensa salmantina.

En este tramo final Mateo engatillaba un potente disparo desde el punto de penalti y el portero del Guijuelo enviaba a córner. Minutos más tarde era Pedro Vázquez que a punto estuvo de marcar. Se llegaría al descanso con el empate inicial sin goles.

En el segundo tiempo muy pronto empezaban las hostilidades en ataque, el Guijuelo llegaba al área viguesa en varias ocasiones y con peligro. A continuación contestaba el Coruxo por mediación de Aarón, el partido se podía romper en cualquier momento, y hacia cualquiera de los dos equipos.

Largos minutos con las defensas que tenían mucho trabajo, y el juego físico ya era la hoja de ruta de los dos equipos, auténticos gladiadores. Un partido de los que hacen afición y se mira de reojo al cronometro para que el tiempo se detenga. Llegaba el gol, anotado por Rivera en el área pequeña y magistralmente de abajo arriba fusiló al segundo palo con el 0-1, reacción y ataque total a toque de corneta por parte del Guijuelo, que no se rendía y buscaba meterse en el partido.

Pero el Coruxo físicamente excepcional, tácticamente infranqueable, cada pieza se movía con facilidad en el entramado del agua-nieve y de ahí que en ningún momento se veía en peligro el resultado.

El gol de la victoria viguesa llegaba por mediación de Aarón, con disparo en un reducido margen de maniobra y el balón se fue a las entrañas de la red con el 0-2, y la victoria de un Coruxo épico.