CD LEALTAD: Bussmann, René, Jua (Unai 77), Obaya, Kofi, Cheikh, Salazar, Gayoso, Piniella (Iriondo 61), Jordi, Maissa.

CORUXO FC:Alberto, Riki (Esteban 63 - Rivera 74), Crespo, Antón, Manu, Yebra (Vila 83), Jacobo, Mateo, Aspas, Aarón, Chabboura.

GOLES: Sin Goles.

ÁRBITROS: Imanol Irurtzun Artola. Asistentes: Roberto Domínguez Rubio, Igor Garcés Bargadá.

Terreno de juego encharcado en algunas zonas por las insistentes lluvias, y la lluvia seguía cayendo sin dar tregua, todo indicaba que podría condicionar el desarrollo del partido, como así fue.

Dominio inicial del Coruxo que se prolongaba largos minutos, y el Lealtad intentaba hacer su típico juego muy directo pero sin éxito ante la expeditiva defensa viguesa. Primeros diez minutos donde cada equipo iba marcando territorio, al Coruxo se le apreciaba con más variantes en su fútbol.

El Coruxo por la medular dominaba los balones divididos y eso le aportaba un plus para presentarse masivamente en ataque. Primer cuarto de hora y los dos equipos se exigían mucho para el estado tan pesado del terreno de juego. Con los minutos seguía dominando un Coruxo tremendamente enchufado.

Largos minutos con el balón que llegaba a las dos áreas, pero el terreno de juego cada vez más encharcado era un freno al fútbol de ambos equipos, sobre todo para el Coruxo. Se llegaba al minuto veinte con los mismos síntomas y el balón sin un claro dominador. Avanzaba el crono y el Lealtad por momentos tenía un bajón en su fútbol, enfrente estaba un Coruxo que gestionaba muy bien sus recursos.

Se enfilaban los últimos diez minutos de este primer tiempo con los dos equipos que lo estaban dando todo, el Coruxo muy centrado intentando mantener una línea estable en su planteamiento inicial. Al Lealtad se le veía con mucha ansiedad en cada acción, el conjunto asturiano buscaba el gol para no dilatar la situación de inestabilidad en su fútbol.

En los últimos minutos apretaba el Coruxo, que jugaba más tiempo en campo contrario y llegaba con claridad a tres cuartos con el balón controlado. Y el Lealtad leía muy bien la situación y seguía colgando muchos balones al área viguesa ante un equipo, el Coruxo, ligeramente más técnico. En el último minuto cada equipo disfrutaba de una ocasión de gol pero los porteros resolvieron con autoridad.

Segundo tiempo que en los primeros minutos era un calco del inicio del partido, dominio vigués que enganchaba la primera línea y el Lealtad insistía en su fútbol directo y colgando balones al área viguesa. El único que buscaba agitar la situación para cambiar el rumbo del partido era el Coruxo, que buscaba alternativas.

Primeros quince minutos sin ocasiones de gol por ambos conjuntos, el juego físico local era un añadido al terreno de juego muy pesado. Al Coruxo le faltaba un gol y gestionar los tiempos de un partido por momentos muy igualado, como a continuación el Lealtad se ausentaba del partido.

Minuto sesenta y tres y entraba Esteban por Riki, en el minuto sesenta y ocho, Miguel Obaya, por el Lealtad era expulsado con roja directa tras lanzarle una patada a Esteban sin balón. El partido se había convertido en una enorme lucha de titanes, el componente físico dictaría sentencia en los últimos minutos.

Esteban que había entrado pocos minutos antes se lesionaba en un lance del juego, entraba Rivera en su lugar, se enfilaba el minuto setenta y cinco y el componente físico ya era más determinante. El conjunto asturiano a pesar de estar con diez jugadores se iba al ataque total, y el Coruxo intentando gestionar estos últimos diez minutos con garantías.

Minuto ochenta y dos y entraba Jonathan Vila por Yebra, que había realizado un gran trabajo por la medular.

Aarón en el minuto noventa disponía de una gran oportunidad para marcar, se le fue el balón ante el portero. Cinco minutos añadidos y el Coruxo físicamente muy entero. El colegiado añadía cinco minutos y en esa prolongación el Coruxo asedió el área local pero el agua era siempre el freno al mejor fútbol del conjunto vigués.