Este sábado será un partido exigente, muy exigente para el RM Castilla y Coruxo FC, y llega en el momento ideal para el Coruxo. El equipo de Michel Alonso mentalmente muy reforzado tras el partido de la jornada anterior donde se impuso con autoridad a uno de los mejores equipos, Atlético Madrid "B", puntuar en el feudo madridista sería un plus de gran valor para el Coruxo.

En la primera vuelta en O Vao, Coruxo y Castilla disputaron un partido eléctrico, con ritmo y sin medianías por ambos equipos. En total el árbitro mostró trece tarjetas, dos expulsados, uno por cada bando, y al final el Coruxo se quedó con la sensación de haber obtenido poco rendimiento, el empate (1-1), supo a poco al conjunto vigués.

El filial blanco con dos versiones totalmente distantes, como visitante baja el rendimiento en un altísimo porcentaje en comparación como local. Veintisiete puntos en el Alfredo Di Stefano, y diez como visitante. Veintiocho goles a favor como local y diez como visitante. Es obvio que el Castilla como local es un equipo rocoso, que por momentos parece que no está pero suelta un zarpazo y marca el gol que más tarde le saca rendimiento.

El Coruxo es un equipo con mucha personalidad, y ante equipos que juegan y dejan jugar pone en escena todo el manual de su fútbol, y físicamente está en los mejores parámetros para encarar partidos exigentes como el de este sábado. El Coruxo quinto clasificado con cuarenta y un puntos, RM Castilla noveno en la tabla con treinta y siete puntos, como visitante el equipo de Michel Alonso es un hueso, y sobre todo, inteligente.

En la jornada anterior el filial blanco salió goleado de Pasarón (4-0), ante un Pontevedra que dejó al descubierto los desajustes defensivos del RM Castilla, sobre todo a balón parado y en el juego aéreo. Lo más incómodo para un filial de la calidad del RM Castilla, que no se juegue a lo que propone, que sea un partido de ida y vuelta por todo el campo, lejos de la orilla es donde el equipo de Michel Alonso es un equipo con mayúsculas.