Que el Coruxo despliega buen fútbol es algo que hasta lo reconocen los propios rivales, pero que le está costando dar un paso al frente y poner la guinda a su gran temporada. Doce jornadas seguidas sin perder, toda esta segunda vuelta, que se dice muy pronto pero que es muy difícil de conseguir, pero se están perdiendo muchos puntos.

De los diez últimos partidos sólo se ganaron dos y se empataron ocho, muchos empates donde el Coruxo empezó marcando y en algunos casos con la victoria ya casi sentenciada, "El Rey del Empate" con amplia diferencia al resto de equipos, se quiera o no, se produce un gran desajuste en "juego-calidad-resultados" a la gran temporada que se está haciendo. Y sobre todo, cuando se dejaron muchos puntos por el camino cuando ya se tocaban con los dedos.

Y este domingo llega otro derbi vigués ante un resucitado Rápido de Bouzas, que buscará una victoria a modo de revulsivo total para mantener intactas las opciones de salvarse. El complicado calendario del conjunto aurinegro ante rivales directos, y jugando los dos próximos partidos como visitante será un arma de doble filo para este domingo, pero a la hora de proyectar su fútbol el Rápido de Bouzas no sufrirá variaciones y buscará las contras y acciones a balón parado.

El primer escollo para el Coruxo será el sintético del Baltasar Pujales, superficie muy dura e irregular, idéntica donde el pasado domingo cedió un empate ante el Adarve. El equipo de los hermanos Montes tiene el reto inmediato de ganar este domingo, y sobre todo, tras el partido de la primera vuelta en O Vao donde el Coruxo fue su propio enemigo en un partido que terminó con empate sin goles y un irreconocible Coruxo que no fue fiel a su ADN futbolístico.

En los derbis del fútbol vigués de esta temporada, ante el RC Celta B el Coruxo empató un partido y perdió otro, ante el Rápido de Bouzas empató en O Vao y por lo tanto este domingo hay que echar el resto en el Baltasar Pujales y conseguir una redentora victoria para salir de la inercia de los empates y seguir con opciones de jugar Copa del Rey. Por supuesto que no será fácil ya que el Rápido de Bouzas está cuajando una gran segunda vuelta.

Toca ganar, toca demostrar que esta gran temporada no es casualidad, hay que demostrar que la ambición sigue latente y se quiere más y más, no es plan de tener conformismo ya que a nivel individual como colectivo sería pan para hoy, y hambre para mañana.