Dinámicas, sensaciones, vibraciones, buen momento, gol, contundencia, concentración, ritmo, intensidad, y un amplio repertorio que durante una temporada refleja los altibajos de un equipo, el Coruxo lleva trece partidos seguidos sin perder, cierto es, que los empates desmaquillan en cierto modo su buen momento, pero lo que es en el buen fútbol que despliega todos los rivales le reconocen su capacidad y buen fútbol.

Coruxo y Pontevedra jugarán este domingo "El partido del Bastión", uno intentará romper la buena dinámica del otro, el Pontevedra en la vigésima novena jornada salió goleado del Helmántico (3-0), y en las siguientes tres jornadas ganó con autoridad, llegará a O Vao con la moral por las nubes tras ganarle (3-1), al UD Sanse.

El Coruxo llega a esta jornada con la moral más arriba de las nubes ya que en la jornada anterior jugó casi media hora con diez jugadores y no perdió, y por supuesto, con ganas de ganar más que nunca tras los últimos tres partidos donde salió muy perjudicado por decisiones arbitrales. Todo es fútbol, pero la expulsión de Antón en el Baltasar Pujales ya es para alzar un poco la voz, eso sí, siempre con mucho respeto, con muchísimo respeto hacia los árbitros y los equipos rivales.

Y llegados hasta aquí ya es obligatorio tirar de números y poner a cada cosa en su sitio. En los trece partidos de esta segunda vuelta el Coruxo no perdió ninguno, el Pontevedra perdió cuatro, el Coruxo marcó veinte goles en estas trece jornadas, el Pontevedra marcó dieciséis goles, en los goles encajados es donde el Pontevedra coge ligera ventaja tras encajar doce goles y el Coruxo catorce goles. En los empates es donde el Coruxo tiene que dar un paso al frente y ganar este domingo para demostrar que aún puede hacer cosas muy importantes.

Muy parecidos Coruxo y Pontevedra en cuanto a desarrollos, fútbol y concepto del juego, incluso la segunda línea de ambos equipos mantiene una gran capacidad goleadora y asistencias. Al Pontevedra el fichaje de invierno de Borja Domínguez le aportó pausa y control, también gol, a su fútbol que por momentos necesitaba de un excesivo desgaste físico para ganar. Los jugadores granates de la primera línea que meses atrás veían portería y hoy están con el punto de mira desviado, Javi Pazos y Arruabarrena, entre otros.

Al Coruxo le perjudicó la lesión de Jacobo Trigo, ya recuperado pero le falta por coger la espectacular forma de antes, pero Borja Yebra asumió ese rol por la medular y su juego ya engancha la sexta velocidad en un gran estado de forma que le imprime más valor a su fútbol como lo demostró ante el Rápido de Bouzas en la jornada anterior. Eso sí, el Coruxo necesita ya, pero ya, los goles de Manu Justo.

El Pontevedra sexto clasificado con cincuenta y tres puntos, a un punto del play-of de ascenso, el Coruxo en la novena plaza con cuarenta y seis puntos y con las opciones intactas para alcanzar objetivos muy ambiciosos, todo pasa por ganar este domingo en O Vao en un partido donde ganar ya es cuestión personal del orgullo, y que por fútbol se merece estar más arriba en la clasificación.

Antón por sanción se perderá este derbi provincial, y en el Pontevedra Alex González podría ser duda por lesión. Domingo 18:00 h. en O Vao, sólo vale ganar, hay que ganar, ganar y ganar.