Se inicia la segunda vuelta de la competición, y como un dogma en el fútbol será muy dura para todos los equipos. Pero esta temporada será mucho más dura por ser el grupo primero el más difícil, será como un puerto de montaña de primera categoría que va durar diecinueve jornadas de mucha pelea por arriba y en mitad de la tabla, y por abajo será una batalla sin cuartel, todos contra todos y se darán resultados sorprendentes.

El Coruxo lleva dos jornadas seguidas sin ganar, cierto es, que en ambas mereció más, sobre todo la jornada anterior ante la CD Leonesa, pero no sólo del gol y de la victorias vive un equipo, también se vive de la realidad, y en este caso, el Coruxo necesita urgentemente una victoria para fortalecerse en la clasificación, y para salir del bache. Este domingo en O Vao sólo vale ganar, y el equipo de Jacobo Montes ya se sabe la hoja de ruta de memoria, ganar, ganar y ganar.

Y este domingo llega el CDA Navalcarnero, en la zona baja de la tabla con veintiún puntos a un punto del descenso directo y con muchos problemas jugando como visitante, en la primera vuelta el Coruxo había empatado (1-1) en la visita a Navalcarnero. El conjunto madrileño en su propio feudo consiguió quince puntos, y seis como visitante, pero eso no quiere decir nada, lo único real y cierto que se valora es la necesidad del Coruxo por ganar cuanto antes.

En el Coruxo serán baja por sanción, Antón y Juampa, dos jugadores que atraviesan un gran estado de forma pero el actual Coruxo tiene jugadores con sobrada capacidad para que las bajas se noten lo menos posible, no hay que olvidar que nunca en los nueve años en esta categoría, a estas alturas de competición ya debutaron todos los jugadores sub-23, es importante recalcarlo.

En el conjunto madrileño destacar la baja de Sergio Bermejo, delantero que había anotado cinco goles, sub-23 y de gran proyección que en la jornada diecisiete jugó el último partido con el Navalcarnero, el fichaje por el RC Celta "B" en el mercado de invierno dejó al conjunto madrileño sin un referente en ataque. El CDA Navalcarnero que en la novena jornada y ante la falta de buenos resultados realizaba un cambio en el banquillo, Fran Garrido sustituía a Iván Ruíz.

Sólo vale ganar, perder sería complicarse la vida, empatar sería como pasar el bache de puntillas, sin embargo, ganar sería dar un golpe de autoridad sobre un rival, a priori, directo, y demostrar que este Coruxo tiene hambre y voluntad por hacer algo importante.